Quinto domingo de San José. Los siete domingos.
Dolores y gozos de San José.

Hola y bienvenidos, hoy sexto domingo de San José vamos a meditar el sexto dolor y gozo del santo patriarca, que dice de la siguiente manera:

Dolor: a regresar a su Nazaret por el miedo a Herodes Arquelao. El se levantó, tomó al niño y a su madre y regresó a la tierra de Israel. Pero al oír que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre Herodes, temió ir allá (Mt 2, 21-22).
Alegría: al regresar con Jesús de Egipto a Nazaret y la confianza establecida por el Ángel. Y fue a vivir a una ciudad llamada Nazaret, para que se cumpliera lo dicho por los profetas: será llamado Nazareno (Mt 2,23).
En el viaje de retorno a casa JosÈ tiene que cambiar los planes; toma el desvÌo y sigue hacia el norte, hacia Galilea. Va con Jesús -que ya tiene unos años- y con MarÌa; pero aunque camina contento, esta preocupado por solucionar los problemas de cada dÌa, por evitar los peligros del camino. Y no descansar· tranquilo hasta el final del viaje.

La vida consiste, en cierto sentido, en ir de camino. De camino hacia la casa del Padre, nuestra morada definitiva. Cada dÌa es un paso que nos puede acercar al cielo. Pero no caminamos solos, vamos en compañia de otros, sobre todo de nuestra familia.

SerÌa muy cómodo -muy egoÌsta- vivir sin preocuparse de los demás. Como a José, también a nosotros nos pide Dios que carguemoscon la salud espiritual y fÌsica de los que nos rodean.

En Nazaret estableció José de nuevo su taller de artesano. Trabaja y trabaja con la garlopa. MarÌa tambiÈn trabaja. Y Jesús, todavÌa niño, juega con las virutas de serrín; aprende a moverse entre clavos y maderos para el momento de la redención.

José goza porque Dios ha querido que sea artesano, padre y esposo. Porque, precisamente en medio de esas tareas, Èl está con Jesús y con la Virgen MarÌa. Trabajar satisface humanamente, es medio de subsistencia, sirve para sacar adelante la familia. Pero sobre todo es el instrumento que tenemos para servir a Dios y a los demás.

Nazaret ha quedado para la historia como el modelo de hogar, y el lugar donde Dios enseña a trabajar por amor y con alegrÌa sobrenatural. El santo patriarca será el patrono de quienes trabajen con ese sentido cristiano.

Hasta aquí la meditación de hoy y ahora vamos a rezar los dolores y gozos de san josé.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde a lo que se pregunta * Responde antes de que el límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.